VIAJE A MARRUECOS - 9 DÍAS (por Sonia y Albert)

Hola, somos Sonia y Albert y os queremos explicar nuestro viaje de 9 días a Marruecos la primera semana de Enero de 2016, por si alguien está planeando un viaje por allí y os sirve alguna información o consejo.



 
Para situarnos, Marruecos es un estado del norte de África, su capital es Rabat, tiene monarquía, la religión mayoritaria es el Islam sunita y la moneda es el Dirham (Cambias Euros a Dirhams y te vuelves rico, no recuerdo exactamente cuántos euros cambiamos pero recuerdo que hacíamos la conversión y cenábamos por 2-3 euros). 

Los vuelos no sabemos cuánto costaron porque fue un regalo, pero fueron baratos seguro. No es caro viajar a Marruecos y tampoco, como ya os decía, estar allí. En cuanto al hotel, nos hospedamos en el Hôtel Riad Rahba en el centro de MARRAKECH. Para quien no lo sepa, un riad es un tipo de alojamiento donde hay un patio o jardín central decorado al estilo árabe y con las habitaciones distribuidas alrededor. Como todo en la vida, los hay de diferentes precios y, por tanto, muy diferentes entre ellos. Los hay cutres, y los hay de lujo y con Hammam incluido (luego explicamos esto del Hammam).

Nuestro riad, el Riad Rahba, estaba ubicado al lado de la plaza principal (Jemaa el fna) y era de los más sencillos y baratos. El hombre de recepción fue siempre amable, y el edificio estaba limpio. Sin embargo, fallaba mucho el agua caliente, cosa difícil de llevar en Enero, y la habitación al no tener ventilación cogió mucha humedad. Así que os diría que cogierais un Riad mejor que ese, pero si vais rollo mochilero y con muy poco dinero, ese será suficiente para dormir y ya. A mí me gusta más la opción de riad que la de hotel porque es más típico y auténtico, pero también hay hoteles.

Como bien os decía al principio estuvimos 9 días, pero no todos en Marrakech. Allí estuvimos los primeros y últimos días.

Los días en Marrakech los aprovechamos para visitar lo más turístico: La plaza Jemaa el fna, la mezquita Kutubia, los jardines Majorelle (son prescindibles si vas pocos días), jardines de la menara, palacio Bahía... y simplemente callejear por la ciudad. 



Plaza Jemaa el fna



Caminamos mucho por los zocos de la medina, que son como pequeños mercados donde venden lámparas, ropa, bolsos de piel, especies, pastas de té etc. Mucho cuidado en los zocos porque los vendedores son super listos y te dan conversación para liarte a comprar. A veces llegan a ser realmente pesados, y si no estás seguro de que quieres comprar una cosa, es arriesgado preguntar el precio. No hay precio fijo, funciona con regateo, y si preguntas que cuánto vale algo entienden que vas a comprarlo y empieza el proceso de regateo. ¡Y se llegan a enfadar si al final no te lo llevas! 



Mercado callejero


En la plaza Jemaa el fna, mencionada anteriormente, suelen haber encantadores de serpientes, domadores de monos... ni caso, por favor. Esos animales están siendo maltratados y no hay que prestar atención al espectáculo y mucho menos dar dinero. En la misma plaza también hay puestos de zumos de naranja y de granada (¡Buenísimos y súper baratos, genial para el desayuno!).

Los días de en medio hicimos dos excursiones organizadas con más gente con la página web Civitatis. La primera fue de un día entero en las CASCADAS DE OUZUD (a 150km de Marrakech) . Te llevan en un 4x4, te dejan por allí y luego se queda en un punto de encuentro para volver. Estas cascadas tienen 110m de altura, y vale la pena hacer la excursión siempre que tengas tiempo. Pasear por allí, saludar a los monos (¡A mi uno me mordió el codo por no quererle dar más cacahuetes! Pero afortunadamente no llego a la piel porque llevaba sudadera), observar las cascadas...




Cascadas de Ouzud


La segunda excursión, sin duda lo mejor del viaje, fueron 3 dias en el DESIERTO MERZOUGA. Sales de Marrakech y a medio camino paras en AÏT BEN HADDOU, un pueblo precioso de arcilla y piedra que sale en algunas películas entre ellas Gladiator.



Aït Ben Haddou





Esa primera noche se duerme en las gargantas del Dades, en un hotel precioso, y por la mañana se continúa el viaje hasta el desierto. En el desierto se hace una excursión en camello desde el coche hasta las jaimas, que son las tiendas de campaña que preparan para dormir.



Excursión en camello


Jaima en el desierto



Recuerdo que eran súper grandes, con una cama dentro y súper bien equipadas. Y por la noche, fuera de las jaimas, hicimos fuego y tocamos percusión con los guías. ¡Se veían tantas estrellas! Por la mañana volvimos a subir en el camello hasta el punto donde nos esperaba el coche, y de ahí directos a Marrakech. Si sois sensibles a la carretera tomad Biodramina para el mareo, las carreteras están llenas de curvas, fatal pavimentadas y además conducen mal. Esto sirve para las excursiones y en general para siempre que subáis a un coche allí. 

Al volver del desierto, cansados y sucios, qué menos que ir a un HAMMAM. Los Hammams son los baños árabes, donde te limpian el cuerpo y te relajas con un masaje. Ellos tienen los suyos propios, que vale el equivalente a 2 o 3 euros, pero nos recomendaron que fuésemos a uno turístico porque no separan por sexos y son más accesibles, y así lo hicimos. La verdad que no recuerdo cómo se llamaba el Hammam al que fuimos y no tengo ninguna reserva online para poderlo mirar, pero habían un montón que estaban bien. Recuerdo que nos costó mucho decidirnos por uno... así que cualquiera de los turísticos estará genial. El principio fue un poco extraño porque esperábamos algo tipo los spa de aquí, y no fue así. Nos metieron en una ducha gigante a los dos con dos mujeres que nos echaban cubos de agua caliente encima y nos frotaban con un guante, y luego pasamos al masaje que fue espectacular. 

Y así, limpios y relajados, volvimos a casa.

¡Ah! Y no os he hablado de la gastronomía, dejadme hacer un pequeño apunte: Tienen comida verdaderamente rica. Las sopas, el couscous, tajine... todo muy elaborado, rico y barato.


Puesto de comida en la calle



 ¡Y los tés a la menta espectaculares! Habrá muchos restaurantes que estén bien, pero nos acordamos especialmente de Chez Chegrouni, en la misma plaza principal. ¡Merece la pena ir! Y como último consejo... no bebáis agua de los grifos, ni compréis nada en la calle que pueda estar contaminado. Nosotros fuimos muy estrictos con eso y no nos pasó nada, pero hay gente que vuelve con diarreas. 

Y aquí acaba nuestra experiencia en Marruecos. Espero que le sirva a alguien que esté organizando un viaje, o que os anime a ir! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

VIAJE A LAS DOLOMITAS CON NIÑOS - ITALIA (7 DÍAS)

MALTA EN 4 DÍAS Y MEDIO - por Sonia

DIARIO DE VIAJE A HOLANDA (por Mamen Huerta)