AUSTRIA Y BAVIERA (ALEMANIA) - 15 DÍAS

En este viaje vamos a recorrer una parte de Baviera (Alemania) y la zona del Tirol y Salzburgerland (Austria). Vamos con niños de 10 y 12 años así que decidimos no ir a la zona de Viena, quizás menos atractiva para ellos en estos momentos, y así no hacer tantos kilómetros.

Todas las opiniones en este blog están basadas en mis experiencias personales.





DÍA 1: MÚNICH

Después de mirar diferentes aeropuertos, tarifas y compañías aéreas vimos que nos salía más económico volar hasta Múnich (Alemania) y después desplazarnos en coche hasta Austria, que está a poco más de una hora.

Decidimos quedarnos un par de días en Múnich y buscamos un hotel al lado de la estación de trenes. La localización es muy buena, a 15 minutos andando del centro. ¿Y qué decir de los hoteles de Múnich? Que los encontramos muy caros en comparación con otras ciudades europeas donde nos hemos alojado.

Aprovechamos el primer día en Múnich para visitar la ciudad.

El centro turístico de la ciudad es la MARIENPLATZ, donde podréis visitar el NUEVO AYUNTAMIENTO, una construcción impresionante de estilo neo-gótico. Las vistas de la ciudad desde la torre son espectaculares. Las entradas se compran en la oficina de turismo que está justo al lado de la entrada del ayuntamiento.


Nuevo ayuntamiento de Múnich


También encontramos el antiguo ayuntamiento al final de la plaza.
El antiguo ayuntamiento fue construido en el siglo XIV aunque tuvo que ser remodelado en 1470 después de ser alcanzado por un rayo.
En la actualidad alberga el Museo del juguete.





Antiguo Ayuntamiento de Múnich 




Detrás del ayuntamiento nuevo se encuentra la CATEDRAL DE NUESTRA SEÑORA DE MÚNICH, la más grande de la ciudad.


Catedral de Nuestra Señora de Múnich


También cerca se encuentra la IGLESIA DE SAN PEDRO, con una torre que se puede visitar y con unas vistas impresionantes. Las entradas se compran en la misma iglesia.





DÍA 2: MÚNICH


Con un futbolista en la familia no podíamos irnos de Múnich sin visitar el ALLIANZ ARENA, campo de fútbol del Bayern de Múnich.






Compramos las entradas con antelación para hacer la visita en inglés. Una buena opción porque vimos mucha cola en las taquillas cuando llegamos. Como salimos a la hora de comer decidimos quedarnos en el restaurante del mismo estadio.

Después de comer nos dirigimos al JARDÍN INGLÉS, un precioso lugar para pasear relajarse y que los niños corran.









Del jardín ingles volvemos a Marienplatz para acabar de disfrutar la ciudad y cenamos en una pizzería justo al lado de la Iglesia de San Pedro.





DÍA 3 - NEUSCHWANSTEIN 


 
Dejamos atrás Múnich y emprendemos camino hacia Austria, Como no podemos entrar en el alojamiento hasta las 16h decidimos visitar al castillo de NEUSCHWANSTEIN conocido también como el castillo del Rey Loco. Salimos temprano ya que tenemos casi dos horas de camino y hemos leído que se llena de turistas. Si se quiere hacer la visita al interior del castillo recomendamos comprar las entradas por internet. La cola en las taquillas era interminable. Nosotros ya habíamos decidido no entrar al castillo, ya que eso nos obligaba a estar a una hora en concreto allí, y con niños es difícil planificar la hora. Preferimos ir tranquilos y sin depender de la hora.

Aparcamos en uno de sus parkings (6 euros todo el día) y nos acercamos a donde salía el autobús para subir al Castillo (Parking 4). Vemos que casi no hay gente (estaban todos haciendo cola en las taquillas), así que decidimos coger el autobús. Precio de ida 2.5 euros por persona.

El autobús te deja a 5 minutos a pie de Marienbrucke, el puente desde donde se ven unas de las mejores vistas al castillo.




Nosotros seguimos adelante, pasado el puente, y subimos unos 10 minutos por la montaña desde donde también hay unas vistas formidables.

De Marienbrucke fuimos al castillo y la verdad es que de cerca pierde mucho. No tiene ornamentación y es bastante frío. Nos decepcionó bastante de cerca.





Allí mismo decidimos comprar algo para comer en un bar a la puerta del castillo y bajamos andando hacia el parking (unos veinte minutos).

Cogemos el coche e iniciamos el camino a Austria. Estamos cerca de la frontera y buscamos donde tenemos una gasolinera cerca para comprar la Vignette, la etiqueta necesaria para poder conducir en Austria. Cada vignette es para 10 días. Si vas a estar más de 10 días puedes comprar más vignettes a la vez y ya te marcan en cada una la validez en la misma gasolinera. El precio para 10 días es de 9 euros. La vignette se engancha en la luna del coche, en el lado del conductor.


Nos dirigimos hacía Fulpmes (Medraz), el que será nuestro centro de operaciones los próximos 4 días y localizamos nuestro nuevo alojamiento: Haus Tanzer Andrea. La anfitriona, Andrea, muy detallista y agradable y el apartamento muy acogedor.

En este valle, el valle de Stubai, se puede comprar la tarjeta STUBAI CARD en las oficinas de turismo y en las cajas de los funiculares, que permite utilizar gratis o con descuentos muchas de las atracciones de la zona. Valorar si os puede salir a cuenta. Nosotros decidimos no cogerla porque solo íbamos a estar 4 días, y al final gastamos lo mismo que lo que valían las tarjetas. Así que si pensáis quedaros más días en este valle vale la pena comprarlas.

También hay alojamientos que regalan la STUBAI SUPER CARD. No todos lo hacen, así que estaría bien tenerlo en cuenta a la hora de elegir alojamiento. Para comprar la STUBAI CARD necesitas la gästekartte (carta de huésped) que te harán al llegar al alojamiento.

Como era día festivo no podíamos comprar nada, así que fuimos al pueblo, a Fulpmes, a pasear y cenar. En este caso cenamos en el restaurante HUISLER STUBE, muy buena comida, muy buen servicio y buenas vistas. Totalmente recomendable.



DÍA 4 - TOP OF TYROL - EISGROTTE - CASCADA GRAWA



Nos hacemos unos bocadillos y salimos hacia el final del valle de Stubai, hacia el STUBAI GLACIER. Cogemos el teleférico Eisgrat y subimos hasta la última estación TOP OF TYROL, a 3.210 mts de altura desde donde tienes un mirador con preciosas vistas a las cimas lejanas y al glaciar. El glaciar en verano pierde encanto ya que está tapado en muchos tramos por telas blancas, supongo que para protegerlo del calor.

La verdad es que las vistas son fantásticas, pero nada que ver con otros miradores donde hemos estado anteriormente, como el de Aiguille du Midi en los Alpes franceses, o La Marmolada en Italia.


Top of Tyrol




Bajamos hasta la siguiente parada para visitar la cueva de hielo del glaciar. Es divertido para los niños caminar por túneles de hielo debajo del glaciar. Precio 6 euros adultos y 3 euros los niños (entrada gratuita para menores de 10 años). Las entradas se compran en la misma entrada a la cueva.
Sobretodo ir abrigados tanto al Top of Tyrol como a la cueva de hielo.

Paramos a comer los bocadillos en unas de las hamacas que hay por todos sitios para descansar. Dejamos atrás el glaciar y cogemos el funicular de bajada.

Paramos en las cataratas Grawa, que se ven desde la misma carretera. Preciosas e impresionantes cataratas.

De bajada intentar aparcar en el parking que esté más abajo, para así caminar menos. Nosotros aparcamos en la carretera y llegamos después de una caminata de una media hora. La cascada es impresionante. Os recomiendo acercaros por las rocas hasta la caída del agua.

Grawa wasserfall




En agosto de 2018 están construyendo una plataforma de madera para sentarse y ver la cascada. Anteriormente ya había una que fue destrozada. Volvemos al apartamento a cenar.


DÍA 5 - SCHLICK2000 - PANORAMASEE



Decidimos coger el funicular en Fulpmes y subir a SCHLICK2000, en el mismo valle de Stubai. Subimos primero hasta Kreuzjoch y quedamos maravillados de las vistas, tanto del valle como de la cordillera Kalkkögel.



Kalkkögel


Los niños quieren quedarse a ver como saltan los parapentes y nos sentamos un buen rato en el césped disfrutando de los parapentes y las vistas.





Seguimos caminando hacia el mirador donde se indican los nombres de todas las cumbres que se ven. La verdad es que el paisaje es impresionante. No nos cansamos de hacer fotos. 






Deshacemos el camino y subimos hasta la cruz del Gipfelkreuz, desde donde tenemos vistas más amplias de la otra vertiente del valle. Nos quedamos un buen rato otra vez mirando los parapentes y bajamos en el teleférico a la parada intermedia, Mittelstation.
Son casi la una del mediodía así que decidimos comer en el gasthoff que hay en la misma estación, el Brugger Alm. Comemos muy bien, lo recomiendo.

Después de comer iniciamos el camino de Scheibenweb hacia el lago Panoramasee. Habíamos leído que este camino dura una hora aproximadamente y que los niños podían ir siguiendo el camino con unos discos de madera que se van introduciendo en railes y tienen que conseguir que no se caigan. Buscamos donde comprar estas piezas de madera, pero resulta que se tenían que comprar abajo en la estación del teleférico. Nos extrañó que no nos lo hubiera explicado la señora de la taquilla del teleférico, viendo además que íbamos con niños. El trabajador de la estación intermedia nos dice que si queremos podría hacer subir dos piezas en uno de los teleféricos, pero me pareció demasiada molestia y que perderíamos demasiado tiempo.

Así que tomamos el camino del lago sin los discos, todo de subida, una hora aproximadamente por el bosque. Precioso camino. Llegamos al lago y el agua cristalina y las vistas de las montañas nos deslumbran. Los niños quieren meterse en el agua. Suerte que llevaban sus bañadores y toallas en las mochilas, que aquí en Austria no sabes cuando acabarás bañándote en un lago o en un spa.

Se cambian y meten los pies. Un gran banco de pececillos les invaden los pies y les hacen conquillas. No hay manera de sacarles ya del agua.






Cuando tenemos que irnos porque se acerca la hora de que salga el último teleférico, los niños nos piden volver al día siguiente. Les decimos que al día siguiente nos queríamos acercar a Insbruck y nos dicen que vayamos ahora a Innsbruck y así mañana tenemos libre para volver al lago. Así que dicho y hecho, tomamos camino de Innsbruck. Me gusta que tengan iniciativa y que decidan también.

En INNSBRUCK aparcamos en un parking cerca del centro, en Marktplatz, donde nos encontramos muchas paradas de comida. Nos dirigimos hacia el centro. El tejadillo de oro, la torre del antiguo ayuntamiento y todas las calles de alrededor son preciosas para pasear. La catedral no podemos verla ya que la estan reformando.










Cenamos en una pizzería en la misma plaza donde está el tejadillo dorado, pero las pizzas digamos que no eran las mejores que habíamos probado.
Seguimos el paseo hacia el río con las preciosas vistas de sus casitas de colores y paseamos por Marktplatz. Anochece y volvemos al apartamento.



DIA 6 - KIDS PARK KLAUS AUELE - PANORAMASEE


En un primer intento de no tener que volver al lago de ayer (funicular + caminata) buscamos otro lugar donde poder bañarse los niños, el KIDSPARK KLAUS AUELE, que lo tenemos a 10 minutos en coche.

Los niños no están de acuerdo, ellos quieren volver al lago de ayer y los dos están compinchados. Les decimos que vayamos primero a ver este sitio nuevo y, si no les gusta, volveremos al de ayer. Así que aparcamos en el parking del Kids park (de pago si no tienes la Stubai Card) y damos una vuelta por el lago y el río. Se suben a una balsa que hay en el lago y que está unida a una cuerda para pasar de un lado del lago al otro. Dan un par de viajes pero no les acaba de gustar. Lo vemos más un espacio para niños más pequeños. Así que nos vamos de allí y volvemos a Panoramasee.  

Esta vez sí compramos las piezas de madera en la taquilla del funicular para seguir el camino.






Nos bañamos un buen rato y bajamos cuando está a punto de cerrar el teleférico. Los niños disfrutan muchísimo con los discos de madera y el camino se nos hace muy corto.

Nos vamos al apartamento a cenar y a preparar las maletas, ya que al día siguiente cambiamos de alojamiento y de zona.



DÍA 7 - SCHELEIS STAUSEE  - MITTERSILL



Cargamos las maletas en el coche y nos dirigimos hacia MITTERSILL, nuestro siguiente centro de operaciones. Por el camino nos desviamos hacia Schlegeis Stausee y su presa. El paisaje es impresionante de nuevo.






Caminamos por la presa y decidimos comer en el bar que hay a la entrada de la misma (comida en plan nuggets, hamburguesas, pizza, patatas...). 
Visitamos el lago con sus impresionantes vistas al glaciar.





Si vais sin niños os recomendaría subierais hacia Olpererhütte, un par de horas de subida pero con unas vistas impresionantes sobre el lago y el glaciar. Nosotros no pudimos hacerlo, me pareció demasiado para ellos, pero me quedé con las ganas. Es una zona espectacular.

Por cierto, la carretera para llegar a Schlegeis Stausee es de pago: 12,50 euros al día/coche.

Retrocedemos al camino y nos dirigimos hacia Mittersill, cogiendo la carretera de Gerlos, preciosa carretera alpina. Por la carretera con encontramos a lo lejos a la catarata KRIMML, según dicen la más alta de Europa. Otro día las visitaremos. Seguimos camino hacia nuestra nueva casa.

La nueva casa, Am Waldrand, está a pocos kilómetros de Mittersill. La casa es preciosa, con unas vistas impresionantes del valle y a las montañas. La anfitriona Sonja es muy hospitalaria. Tiene un pequeño huerto y nos trae un cesto con tomates, pepinos y pimientos.



                                                     Vistas desde la casa




Descargamos y vuelve a ser festivo, así que no podemos ir a comprar. Vamos al pueblo a pasear, pronto está visto, y cenamos en el restaurante Weishaus, buena comida y buen servicio. Recomendable.




DÍA 8 - GROSSGLOCKNER

A las 9 nos plantamos en la Oficina de Turismo de Mittersill y compramos la SALZBURGERLAND CARD, unas tarjetas que te permiten entrar de forma gratuita en muchísimas atracciones de la zona, desde teleféricos, museos, parques acuáticos, carreteras alpinas, etc.
Cogemos el coche y nos dirigimos hacia la carretera del Grossglockner, puedo decir que me parece la carretera más espectacular que he recorrido.
La carretera alpina del Grossglockner cuesta 36 euros por coche. Con la tarjeta Salzburgerland Card es gratuita (eso sí, todos los pasajeros del coche tienen que disponer de la tarjeta. No vale solo el conductor)

¡¡¡El paisaje es brutal, impresionante!! Toda la carretera está llena de espacios para aparcar a un lado para hacer fotos y disfrutar del paisaje.







A medio camino llegamos al teleférico Panoramabahn, nos dicen que no entra con la Salzburgerland card por que ya estamos en Carintia, no Salzburgerland. Decidimos cogerlo pero no vale la pena. Con las impresionantes vistas que ya tenemos por el camino no vale la pena gastar para ver lo mismo.

Comenzar el recorrido de la carretera desde Ferleiten hacia Kaiser-Franz-Josefs-Höhe, donde las vistas hacia del Grossglocker y el glaciar Pasterze son fantásticas.

En este último punto hay un parking enorme al final del recorrido, gratuito, y restaurantes.

Se puede bajar en un tren cremallera hasta el lago del glaciar. Íbamos a cogerlo después de comer pero cerraba a las 16h. Eran las 15h y no nos daba tiempo de bajar, caminar hasta el glaciar y volver, pero tiene que ser impresionante llegar por el camino hasta el glaciar.







Después de miles de fotos más decidimos deshacer el camino. En lugar de volver por la misma carretera nos desviamos al pueblo de Heiligenblut. Paseamos por el pueblo y visitamos su imponente iglesia. Las vistas de su estilizada iglesia con el Grossglocker detrás son preciosas. No paramos de hacer fotos de nuevo.




Seguimos la carretera dirección Lienz y pronto empezamos a vislumbrar a lo lejos las Dolomitas, donde ya habíamos estado dos años atrás y nos atraparon. Nos hizo ilusión volver a verlas tan cerca. Seguimos el recorrido hasta volver a Mittersill. Cenamos en el apartamento.


DÍA 9 - CASCADAS KRIMML - HALLENBAD SPA 


A las 9 salimos camino de las CASCADAS KRIMML, las más altas de Europa según ellos, aunque parece que hay controversia con este tema. A parte, no es una caída libre, sino que se compone de diferentes cascadas en su recorrido, lo que hace que no se vea la sensación de altura que puedas tener en otras.

Aparcamos en el parking 4, el que está más cerca del parque Worlds of Water. El parking es de pago, cuando entras te dan una ficha redonda azul en lugar de ticket que tienes que canjear en las máquinas de pago a la salida.

Nos dirigimos al punto de venta de entradas y enseño las SALZBURGERLAND CARDS. Le digo que queremos visitar las cascadas y el espacio de juegos del agua y que hemos aparcado en el parking. Me pide la ficha azul y la desbloquea en el ordenador. Gratis todo. Entramos primero en los juegos de agua, por si cuando volvamos estuviera ya cerrado. La verdad es que los niños disfrutaron muchísimo con los juegos. Acabaron chorreando pero muy contentos, no querían irse. Además no había casi nadie y pudieron jugar todo lo que quisieron.

El precio del combinado Cascada + Worlds of water + parking para 2 adultos + 2 niños es de 20,30 euros (agosto 2018)

Dejamos los juegos de agua y empezamos a caminar hacia la cascada. Había leído que se tardaba varias horas en subir así que no pensaba llegar muy arriba con los niños. Íbamos con la idea de llegar hasta donde pudiéramos, sin agobios. Llegamos enseguida a la base de la cascada, que ya es impresionante. Imprescindible acercarse por las rocas hasta donde cae el agua para poder apreciar bien la fuerza que tiene. El agua nos salpica sin parar y volvemos a quedar mojados pero impresionados por lo que vemos. Eso sí, está lleno de gente.




Empezamos a subir y a disfrutar de cada mirador. Paso a paso, despacio y  disfrutando de las vistas. Fotos sin parar.





Agua, arcoíris, subida... hasta que llegamos al restaurante Schönangerl, a 1306 mts. Una vez allí la cascada pasa a ser un río donde la gente para a comer su picnic y se moja los pies. Llevamos bocadillos y agua así que es el mejor sitio para parar a comer. Buscamos una sombra y comemos. Después de comer nos acercamos al agua y nos mojamos los pies. No aguanto más que unos segundos, el agua está congelada. En la zona de los restaurantes hay uno que te hace pagar por ir al lavabo y otro no. Seguir hacia el que no hace pagar. Están juntos.

Desde este sitio se ve uno de los últimos saltos, el más alto por lo que nos parece ver, así que decidimos acercarnos a verlo. Vemos que ya queda muy poco para el final pero pensamos que no vale la pena subir ya este último tramo porque la cascada se ve muy bien desde donde estamos. Así que hacemos las últimas fotos y decidimos emprender el camino de vuelta.




El resto de la tarde decidimos hacer un poco de relax y buscamos un spa con toboganes (Austria está llena de estos balnearios). Miramos los que nos entran en la Salzburgerland Card y decidimos ir al Hallenbad de Mittersill, que es cubierto y vemos que tiene un tobogán acuático. La chica de recepción bastante seca, no nos dirigió palabra. Le pregunté donde teníamos que ir y solo nos dijo "downstairs" (abajo). Vamos, miss simpatía. Así que bajamos y fuimos deduciendo donde teníamos que ir. Nos cambiamos, dejamos las cosas en las taquillas y entramos. Llegamos a la piscina y no parecía más que una piscina cubierta y nada más. Los niños se desilusionaron porque no veían el tobogán. Hasta que a un lado, a través de un cristal, lo vimos. Ya no hubo niños durante las siguientes dos horas. Tobogán arriba, tobogán abajo. Nos costó salir de allí.



DÍA 10  ZELLER SEE - BAD GASTEIN - HINKELSTEINBAD

Amanece un día muy caluroso y después de la caminata del día anterior  decidimos que sea día tranquilo y de ruta en coche por los valles que no hemos visto. Nos acercamos al lago Zeller See. Buscamos algún sitio donde parar pero fue imposible. Dimos la vuelta al río y todo parecían zonas privadas. No vimos que tuviera más interés y seguimos el camino, esta vez hacia otro valle, camino de Bad Gastein. Llegamos al pueblo, aparcamos en otro parking de pago y decidimos buscar algún sitio donde comer. Es el primer pueblo un poco grande que nos encontramos por la zona. El pueblo está lleno de hoteles, parece un destino de lujo. Buscamos restaurante y nos encontramos con que todos están cerrados, son las 13:30h. Algunos no abren a mediodías y otros ya cierran. No encontramos ningún sitio donde comer. Nos da sensación de pueblo fantasma, con todo cerrado y casi nadie por las calles. Leo que era un destino de aristocráticos por sus termas, donde acudían personajes como Schubert o Schopenhauer.




Decidimos salir del pueblo y buscar algún sitio por la carretera, pero todo lo que encontramos está cerrado. Por primera vez nos vemos obligados a buscar donde tenemos el Mc Donald's más cercano, en Kaprun. Así que nos vamos directos, allí seguro que comemos.

Después de comer los niños buscan otro centro de piscinas con tobogán para pasar la tarde. Como hace mucha calor buscamos uno exterior que esté de camino. Los niños deciden el Hinkelsteinbad, en Piesendorf. Un buena piscina con buenas vistas al valle.



Pasamos allí la tarde hasta que empezamos a oír truenos y vemos una cortina de agua que se acerca. Es el momento de irse. Volvemos al apartamento a cenar y a recoger maletas. Mañana cambiamos de casa.



DÍA 11 - HOCHKONIG - THERME AMADÉ - ABTENAU


Recogemos y nos dirigimos hacia nuestro nuevo destino: ABTENAU.

Como de nuevo solo se puede entrar por la tarde al apartamento hacemos ruta hacia las montañas del Hochkonig, preciosa carretera con unas vistas espectaculares.







Al mediodía decidimos parar a comer en Therme Amadé, un centro termal con toboganes y restaurante. Los niños disfrutan como locos de sus toboganes acuáticos. Este centro es el mejor de todos los que hemos estado, con piscina de olas, piscina con agua salada exterior, piscina con trampolines y 3 toboganes de diferente intensidad.





Gratis con la SALZBURGERLAND CARD hasta 4 horas. Al final tuvimos que salir rápido por que se nos acababan las 4 horas.

De allí salimos hacia nuestra nueva casa: FERIENWOHNUNG STRUBBAUER, en el campo a 5 km de Abtenau. Si la casa anterior nos gustó mucho, ésta nos fascinó. Preciosa casa con un espectacular terreno verde donde pastan sus vacas y con una pequeña iglesia en medio y vistas a las montañas. ¡¡Espectacular!!. La señora solo habla tedesco pero es muy simpática y se hace entender. Lleva a los niños a la granja donde tiene dos becerritos y dos gatitas pequeñas: Mika y Killy. Ya tiene a los niños enamorados. El apartamento es muy grande, de dos plantas y 6 camas.

En el jardín también tienen unos columpios y una cama elástica para los niños.

Ver anochecer o salir el sol en este lugar es un espectáculo.








Aprovechamos que aun es pronto, sobre las 18h, y nos acercamos a HALLSTATT. Aparcamos en el único parking abierto que hay abierto, de pago. A esta hora ya no encuentras las mareas de turistas que hay durante el día y se puede visitar más tranquilo.










Paseo por el pueblo, las típicas fotos del pueblo en el lago y cena en el restaurante Jugendherberge, muy buena comida y buen servicio. Recomendable.

Se ha hecho de noche y en el pueblo ya no queda casi nadie, un último paseo y regresamos a la casa.
Tengo que decir que Hallstatt tiene mucha fama pero que conozco muchísimos pueblos más encantadores y que no tienen tanto nombre ni tantos turistas. Recomiendo la visita por la tarde, cuando los grupos de turistas ya se han ido y se puede pasear más tranquilo.


DÍA 12 - SALZBURGO


Este día lo dedicamos a visitar SALZBURGO, preciosa ciudad para disfrutar sin prisas. Aparcamos en un parking de pago cerca de los jardines de Mirabell. Se puede aparcar en parkings P+R (parking+Ride) fuera de la ciudad y coger transporte público que sale más económico. Incluso tienes transporte gratuito con la SALZBURGERLAND CARD o la SALZBURG CARD (que es sólo para la ciudad de Salzburgo)
En nuestro caso lloviznaba y preferimos la comodidad del parking cerca del centro (precio todo el día 18€)
Paseamos por el parque buscando imágenes de Sonrisas y Lágrimas y buscando los escenarios de la película.



                                                    Jardines de Mirabell


Cruzamos el río y caminamos hasta la casa de nacimiento de Mozart. Con la Salzburgerland Card entramos gratis. Desde una de las ventanas de la casa vemos que en la plaza de detrás, la Plaza de la Universidad,  hay puestos de comida y decidimos ir allí nada más salir. En esta plaza se encuentra la Kollgienkirche, iglesia de la Universidad, de estilo barroco.




Comemos de pie en uno de los puestos y seguimos paseando por las calles. Llegamos al tren cremallera que llega al castillo y vemos una cola de gente esperando para comprar los tíckets. Mi familia se pone en la cola pero les digo que me sigan, pasamos la cola y entramos hasta donde están las máquinas de acceso. Pregunto a la chica que hay allí y me dice que con la Salzburgerland Card podemos entrar ya directos. Así que entramos sin hacer colas y sin pagar.

Una vez en el castillo hicimos la visita con audioguía y entramos en las habitaciones reales (en éstas últimas sí que tuvimos que pagar entrada: 7.50 euros por familia).










Bajamos del castillo, un helado de descanso y entramos a visitar la catedral. Preciosa catedral de estilo barroco, entrada libre.








Seguimos hacia el cementerio de St. Peter, que también sale en la pel·lícula de Sonrisas y Lágrimas.

Salimos a la plaza de Residenzplatz donde se encuentra la RESIDENCIA DE SALZBURGO, que fue hogar de obispos desde la Edad Media  y que acoge una galería de arte europeo desde los siglos XVI al XIX.

En la misma plaza encontramos la fuente del siglo XVII que también salía en la película. Esta plaza está llena de carruajes de caballos para hacer visitas a la ciudad.

Decidimos irnos ya a cenar al apartamento pero pasamos por una plaza con restaurantes y llegamos al restaurante La Stella. Los platos que vemos nos hacen quedaron a cenar. No nos equivocamos, muy buena comida y muy buen servicio. Muy recomendable.
Anochece y las vistas de Salzburgo desde el puente de noche son espectaculares.






Disfrutamos de la vista, hacemos un montón de fotos y empieza a llover con fuerza. Hora de irnos.


DÍA 13 - MAUTHAUSEN


Este día teníamos muchos planes pero amaneció lloviendo y la previsión era de no parar en breve. Así que cambiamos de planes y decidimos visitar MAUTHAUSEN, el campo de concentración. Éramos conscientes de que íbamos con niños y tuvimos muchas dudas de si ir o no. El año anterior habíamos visitado la casa de Anna Frank y nos pedían ellos también ver un campo de concentración. Así que decidimos ir, explicando muy bien donde íbamos y que supieran que iba a ser duro.
Aparcamos en el parking, gratuito, y la entrada es libre. Solo pagas 3 euros si quieres audioguía. Lugar de silencio y recogimiento. Aún hay barracones en pie bien conservados y algunas zonas comunes, como la cocina, los hornos, la cantina, la lavandería, las duchas, la cárcel o la cámara de gas.




Tengo que agradecer que no se vieran fotos ni vídeos duros, que es el miedo que teníamos por los niños, que no tuvieran demasiada impresión.

Por suerte no nos llovió en toda la visita, que duró un par de horas. Comimos en el restaurante del mismo campo, ya que se nos hizo muy tarde para ir a otro sitio.


 DÍA 14 - CUEVAS DE HIELO EISRIESENWELT


Nuevamente llueve, pero es el último día en la zona así que hay que ir a las cuevas de hielo de EISRIESENWELT en Werfen. Dudé mucho de si ir o no porque había leído que había una buena subida y estaba lloviendo... y con niños. Pero decidimos tirar adelante, bien abrigados, paraguas y a ver qué pasaba.

Durante todo el camino tuvimos una niebla muy espesa que no nos dejaba ver más allá del coche. Subimos al parking de la cueva, aún no había mucha gente (eran sobre las 9 de la mañana) y pudimos aparcar en la misma puerta de la oficina de tickets.

Compramos las entradas, que no entran con la SALZBURGERLAND CARD y la entrada es bastante cara (66 euros la família con el funicular)

Empezamos la caminata hacia la cueva, la temida caminata. Chispea pero no llueve intensamente. Llegamos a una bifurcación donde puedes elegir atajo por un túnel o camino panorámico. Como no había vistas por la niebla cojemos sin dudar el túnel.




Llegamos enseguida al funicular y subimos sin hacer cola. Al salir del funicular todo está nevado. Precioso. Los niños se divierten jugando con la nieve mientras seguimos subiendo caminando hacia la cueva.




Unos 15 minutos más arriba llegamos a la cueva. El camino se me ha hecho mucho más corto de lo que esperaba y la lluvia nos había dejado subir bien.



Enseguida nos colocamos donde está el cartel de visita en inglés y empezamos la visita. La cueva no tiene iluminación, así que nos dan unos candiles para iluminar. La cueva es impresionante, espectacular, inmensa,  preciosa... Hace mucho frío, como era de esperar, estamos a 0 grados. La visita dura una hora, así que hay que ir muy bien abrigados, buen calzado y con guantes.

Es espectacular es todos los sentidos, contenta de haber decidido venir y no echarnos atrás por el mal tiempo.

En el interior no se pueden hacer fotos ni videos. 

Salimos de la cueva y bajamos hacia el funicular. Justo al lado hay un gasthoff donde no dudamos en entrar a calentarnos y decidimos comer allí. Calientes, buena comida y buen servicio. Al poco de llegar nosotros se llenó y la gente ya tuvo que esperar para coger mesa. 

Salimos del restaurante y en ese momento la niebla empieza a disiparse y se abre ante nosotros un paisaje espectacular. Las cimas nevadas de las montañas sobre un mar de nubes. Nos quedamos alucinando y no paramos de hacer fotos y videos para inmortalizar ese momento.







Unos 5 minutos después se volvió a tapar y bajamos hacia el coche alucinando con lo que habíamos visto.

Bajando con el coche pasamos al lado del castillo de HOHENWERFEN, una fantástica fortaleza del siglo XI, que se puede visitar y hacen espectáculos de cetrería varias veces al día.

Decidimos ir a visitar el pueblo de Abtenau, que aun no hemos ido, y hoy hacen un festival de folklore tradicional, tractores, etc. Paseamos por sus calles con sus gentes vestidas con los trajes típicos de la zona.

Damos una vuelta y volvemos al apartamento. Los niños quieren jugar con los gatos y tenemos que preparar maletas.


DÍA 15 - TOBOGAN DE MONTAÑA DE ABTENAU - MINAS DE SAL DE HALLEIN


Nos levantamos temprano y el día nos regala un paisaje de niebla espectacular.



Con mucha pena tenemos que dejar esta casa que nos ha enamorado. Volvemos a Abtenau, en este caso para tirarnos por su tobogán de montaña, que no habíamos podido hacerlo los días anteriores por la lluvia. La tarjeta ya la tenemos caducada así que pagamos por el viaje (funicular + descenso 31 euros todos). No tiene la espectacularidad del tobogán de Naturlandia de Andorra pero es muy divertido igual y está bien organizado. Los niños mayores de 6 años se tiran solos pero no hay peligro, es fácil de controlar.

Una vez abajo cogemos el coche y nos dirigimos a Hallein, a sus minas de sal. Tampoco nos entró con la tarjeta aunque sí nos hicieron descuento por tener la Tennengau Card, que es una tarjeta que nos dieron los dueños de la casa por hospedarnos allí.

La visita a las minas la recomiendo si vas con niños. Primero te visten de minero con una camisa y unos pantalones que te tienes que poner encima de tu ropa. Te llevan a una especie de tren por los túneles y luego sigues caminando mientras la visita se alterna con videos que explican la historia de la mina. Llegas a la parte más divertida para los niños y adultos, los dos toboganes que te llevan de una galería a otra. Son largos y muy divertidos.




Los niños querían volver a hacer la visita solo por los toboganes. También llegas a un lago interior y lo cruzas en barca (para nosotros demasiado preparado para turistas, le ponen música y luces al lago)

En resumen, una visita divertida si vas con niños. Si no, no vale la pena pagar por ver solo los túneles de las minas.

Comemos allí mismo, en el restaurante de la mina, y seguimos camino de Múnich, donde nos alojaremos en nuestro último hotel: Ibis budget Munich Airport, un hotel que cumplía con lo que necesitábamos: cómodo y que estuviera cerca del aeropuerto para coger el avión al día siguiente.

Mi resumen de Austria es que es un lugar fantástico para ir con niños o para hacer trekking. Paisajes fantásticos, verde, nieve, sin excesiva calor (dormimos todas las noches con nórdico), spas por todos sitios para relajarse al terminar el día y con mucha diversión para los niños. Vuelvo a casa con la sensación de que el viaje ha superado mis expectativas.



Fotos @maribeldemaya








Comentarios

Entradas populares de este blog

VIAJE A LAS DOLOMITAS CON NIÑOS - ITALIA (7 DÍAS)

MALTA EN 4 DÍAS Y MEDIO - por Sonia

DIARIO DE VIAJE A HOLANDA (por Mamen Huerta)