MALTA EN 4 DÍAS Y MEDIO - por Sonia



La Valletta

Este verano he hecho un viaje a Malta con una amiga y aún estoy decidiendo si me ha gustado o no. Es broma, me ha gustado, solo que tienes que ir avisado de lo que vas a encontrarte (mucho calor y mucha piedra) y a mí afortunadamente me avisaron y entonces me gustó. 
Os pongo un poco en situación. Malta es una isla al sur de Italia, y al ladito tiene las islas de Gozo y Comino que pertenecen a Malta. Hace muchísimo calor, algo que no había sentido nunca en la vida, y por eso lo mejor que puedes hacer es pasarte el día en agua y luego ya si eso visitar algo.
Antes de explicaros lo que hicimos cada día os quería contar que no dormimos en La Valletta, que es la capital, porque cuando fuimos a coger apartamento ya estaba lleno. Nos dio mucha rabia y cogimos el apartamento en Sliema, pero lo cierto es que luego nos alegramos mucho de dormir en Sliema. Así que si queréis buscar un alojamiento ahí directamente no os arrepentiréis. Es un pueblecito bastante residencial y tranquilo pero con un paseo marítimo lleno de ambiente y restaurantes, además de unas piscinas naturales en el mar geniales para bañarse a cualquier hora del día. 


Sliema

Ahora sí, voy a explicaros lo que hicimos cada día. Llegamos de noche, así que poco pudimos hacer ya ese día. Aprovechamos para ver el paseo marítimo de Sliema y poco más. Al día siguiente fuimos a La Valletta. Hay ferries por unos 2€ aproximadamente que te cruzan de Sliema a La Valletta cada diez minutos, porque están muy cerca pero solo puedes cruzar en ferry (Bueno o en autobús tardando 1 hora mientras en ferry estás en 10 minutos). Ese día fue duro, porque no esperábamos tanto calor y de repente nos encontramos en una ciudad toda llena de fortificaciones y piedra y calles empinadísimas. En ese momento nos costó encontrarle el encanto, pero poco a poco nos fue gustando más. Es una ciudad bonita, tiene su propio encanto. 

La Valletta

La Valletta

El segundo día contratamos una excursión a la isla de Comino para visitar las calas Crystal lagoon y blue lagoon. A pesar de que miramos webs por internet antes de ir, lo acabamos contratando allí en el típico quiosco que vende excursiones turísticas, y recomiendo hacerlo así porque hay muchísima variedad y puedes negociar. Mucha gente hace Comino y Gozo el mismo dia, porque así lo venden la mayoría de Tours, pero si vais a estar tantos días como nosotras yo recomiendo hacer un dia Gozo y otro Comino. Una conocida que había estado nos lo recomendó así y quedamos súper contentas. Contratamos la empresa Luzzu que hacía una parada opcional en Gozo y luego paraba en Comino (1h en Crystal lagoon donde te tirabas al agua desde el barco y 3h en Blue lagoon amarrando el barco y bajando a tierra). En algún momento de esas 3h que estábamos en Blue lagoon el barco iba a buscar a la gente que había parado en Gozo y los traía, por eso esa gente estuvo mucho menos rato en blue lagoon. Las dos calas son chulas, pero son diferentes. Crystal lagoon es para tirarte desde el barco y nadar a las cuevas, y Blue Lagoon es una cala masificada de gente concentrada en la poca roca que hay y pidiendo permiso para entrar al agua. Cuesta mucho poder dejar la mochila y la toalla para ir al agua, y hay un chiringuito con mucha cola porque es la única opción para comer algo en todo el día (bueno, o el bar del barco). 



Crystal Lagoon


Blue Lagoon


Al día siguiente fuimos a Gozo por nuestra cuenta, ya que todos los tours incluían también Comino y ya lo habíamos visto. Cogimos el autobús 222 desde Sliema hasta Cirkewwa y ahí un ferry hasta Gozo. Gozo es una isla más grande que Comino y ahí sí vive gente, cosa que en Comino no. Una vez en Gozo, con ese calor tan espantoso y ese paisaje tan desértico propio de Marruecos (tierra, palmeras, cactus...), decidimos coger un autobús de estos turísticos que van a haciendo paradas y tu subes y bajas en las que quieras. Concretamente era la empresa Sightseeing https://city-sightseeing.com/es/64/gozo , que llevan los autobuses estos rojos famosísimos en todas las ciudades. ¡Empresa catalana, por cierto! Vimos todo desde el autobús, no nos atrevíamos a bajar y morir desmayadas, y la única parada que hicimos fue Dwejra. Dwejra es una zona de playa muy curiosa. Tiene la Funghus Rock, una roca gigante cubierta de un hongo curioso, y una zona bonita para bañarse y bucear.



Funghus Rock

Dwejra, Gozo


Antes aquí estaba la Azure window, que se cayó y se hundió hace pocos años. Qué pena que no pudimos verla. Disfrutamos un montón esta parada, y hasta cogimos una barquita con un señor muy agradable que te adentraba en las cuevas y te decía el nombre de cada una.


Después de Dwejra quisiéramos haber hecho una segunda parada con el autobús en Ramla bay, pero no nos dio tiempo porque estos buses acaban muy pronto. Lo que tenía Ramla bay de especial es que es conocida como la playa de arena roja, y aquí en Malta apenas hay playas de arena, pero unas chicas nos dijeron que de roja nada. Era una playa de arena normal.

Al día siguiente fuimos a Marsaxlokk, pueblo pescador con barquitas de colores típicas de postal. Recomiendo ir el domingo, que es cuando hay mercado de pescado y mercado típico de ropa y demás. El mercado es solo por la mañana, pero luego igualmente es apetecible caminar por el paseo al lado de las barcas. Pagamos una excursión en una de estas barquitas que te lleva a St Peter’s pool y te bañas un rato. Lo recomiendo. En Marsaxlook además se come muy bien. Había un montón de restaurantes a pie de playa con platos exquisitos (muchos de pescado/marisco).



Marsaxlook

El último día lo dedicamos a ver la Blue Grotto, unas cuevas impresionantes dentro del mar, que resulta que estaban al lado de Marsaxlokk y ofrecían excursiones desde allí pero no nos dimos cuenta y tuvimos que hacerlo al día siguiente. Lo ideal es hacerlo el mismo día de Marsaxlokk y así éste último día hubiésemos visto otras cosas. No pasa nada, mereció la pena volver. Cogimos otra vez el bus Sightseeing pero esta vez el de Malta, que tenía parada directa en Blue Grotto, y disfrutamos de una mañana estupenda. 




Blue Grotto


Por la tarde queríamos ir a Mdina y Rabat con este mismo autobús pero cambiando el color de la linea (Aquí dejo el link con las rutas: https://www.citysightseeing.com.mt/en/home.htm), pero debido a que estos autobuses terminan súper temprano, no pudimos ir. Íbamos a coger el autobús sobre las 17h para ir de Blue Grotto a Mdina y de repente vimos que ya no pasaban más. Así que nos volvimos a La Valletta a despedirnos de la capital con un último paseo. 
Y hasta aquí nuestro viaje. Antes de ir a Malta pensaba que nos sobrarían días y luego vi que hasta nos faltaban. Nos faltó ver el pueblo de Popeye, Mdina y Rabat como ya he comentado, y las 3 ciudades que en realidad pasamos con el autobús pero no bajamos por el calor. Espero que os haya gustado mi reseña sobre Malta y que os animéis a ir. ¡No os olvidéis las gafas de buceo!


Comentarios

Entradas populares de este blog

VIAJE A LAS DOLOMITAS CON NIÑOS - ITALIA (7 DÍAS)

DIARIO DE VIAJE A HOLANDA (por Mamen Huerta)